Entradas

Entradas (3)

Escribir las entradas del blog

Jueves, 14 Septiembre 2017 18:27

¿Cómo elegir dónde estudiar? (parte 2)

Written by

 ¿Cómo elegir dónde estudiar? (parte 2)

“En un lugar inesperado”

Autor: Omar Regalado (Estudiante embajador de México en Europa, Europosgrados).

Post Europosgrados Omar Parte 2

 

Elegir un posgrado requiere que elijamos un lugar que cumpla con dos requisitos: 1) un lugar donde definitivamente estarás haciendo lo que te gusta estudiar y 2) un lugar donde te sentirás a gusto de estar. Yo me enamoré de la ciudad de Londres desde que estaba en la secundaria: de la música británica, de de sus costumbres, de sus rutinas, del humor, de los lugares. No necesité ir a Londres para enamorarme de la ciudad, sino que al irme a Londres no me decepcioné de lo que esperaba. Esto es importante porque realizar un posgrado es algo más difícil de lo que suena, y hacerlo en un país diferente al propio lo es un poco más.

Estudiar en una universidad extranjera supone adaptarse a un sistema administrativo poco familiar, a un formato de clases nuevo, a un ambiente escolar diferente por muchas razones, a un formato de hacer y entregar las tareas que es nuevo, a una forma diferente de presentar exámenes. Si uno va solamente por un año, como es el caso de las maestrías, esta adaptación debe ser muy rápida, porque en lo que uno se da cuenta el año se termina. En el caso de los doctorados, este ajuste a la vida escolar diferente debe venir acompañado de una adaptación al lugar: las costumbres, los horarios, la forma en que suceden las reuniones, las formas de economizar y ahorrar, los lugares a los que uno puede ir a divertirse. Es decir, uno tiene que adaptarse simultáneamente a dos situaciones diferentes y la forma de asegurarse de que esto ocurrirá exitosamente es estar haciendo lo que a uno le gusta en el lugar indicado para cada quién.

En mi caso particular, Canadá ofrece las mismas opciones profesionales que me ofrece el Reino Unido como paleontólogo. Para querer ser paleontólogo de dinosaurios, por ejemplo, Calgary ofrece una oportunidad única ya que está cerca del Museo Royal Tyrrell y los investigadores canadienses tienen todos excelentes carreras; además, las universidades canadienses están en la clasificación internacional como unas de las mejores universidades del mundo. Pero a pesar de que me gustó mucho Canadá, no creo que podría dedicar los 4 años de mi doctorado a vivir en Canadá. Estudiar en Londres me abrió la oportunidad no solamente de visitar el Museo Royal Tyrrell, sino de que mi supervisor gestionara que nos dieran un recorrido por las colecciones del museo y ver especímenes que aún están siendo preparados y estudiados, fósiles que nadie que visite el museo por la entrada principal podrá ver en este momento.

En resumen, antes de decidir a dónde quieres irte a estudiar un posgrado piensa:

  1. ¿Qué es lo que quieres estudiar? Esta es la decisión que podrá resultar más fácil, porque probablemente ya lo tienes claro. Pero debes ser flexible en esta situación. Cuando yo busqué opciones, no busqué “Paleobiología de dinosaurios”, sino “Biología evolutiva”, y entre mis áreas de interés existía una gama de posibilidades, desde estudiar insectos hasta estudiar mamíferos. Esto es porque ser flexible te permitirá poner a consideración opciones que no tenías en mente.
  2. ¿Dónde sientes que podrías estar a gusto viviendo? Esta pregunta abarca todo: países cuya cultura te atrae, países cuya lengua te es familiar o te llama la atención y países donde hay cosas que siempre has querido conocer. Por ejemplo, si te vas a Londres porque te gusta el inglés británico y quieres conocer el Big Ben, pero no te has hecho a la idea de que Londres es una ciudad famosa por sus cielos constantemente grises y tiempo impredecible, tal vez las condiciones climáticas mermen tu experiencia. Antes de decir ir a un lugar, dedica tiempo extra a profundizar en la cultura, la ciudad, la gente y la calidad de vida. Trata de ser tan objetivo como puedas.

Esta parte de ser objetivo es un poco truculenta, pero es importante. Si quieres irte a vivir a París, puedes leer un blog que diga “75 razones por las que París es la mejor ciudad del mundo”, pero no lo uses como tu única guía. Busca cosas como “Problemas que enfrentarás si te mudas a París” o “75 razones por las que París no es tu lugar de ensueños”. Hacer esto te ayudará a ponderar la vida en una ciudad o región. En mi caso, me encontré con varios blogs que contaban lo terrible que era Londres, o las malas experiencias con la comida o lo depresivo que podía llegar a ser el clima, sin embargo, nada de eso mermó mis ganas de quererme ir a Londres. Pero las esperaba: nada me tomó por sorpresa.

Si ya tienes un programa y una universidad en mente, entonces asegúrate de familiarizarte con el país al que irás a vivir. Considera todos los pros y los contras. Si los contras inclinan demasiado la balanza, busca alternativas.

Miércoles, 06 Septiembre 2017 18:49

¿Cómo elegir donde estudiar? (parte1)

Written by

¿Cómo elegir donde estudiar? (parte1)

"En un lugar inesperado"

Autor: Omar Regalado (Estudiante embajador de México en Europa, Europosgrados).

Post Europosgrados Omar Parte 1 1

Hace unos días se realizó en la Ciudad de Calgary, Canadá, la 77 Conferencia Anual de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados de Estados Unidos. Este congreso reúne a todos aquellos investigadores que realizan estudios en peces, anfibios, reptiles, dinosaurios, aves y mamíferos de cualquier momento en el pasado. Es la conferencia internacional más importante para un paleontólogo en formación pues aquí uno garantiza que se dará a conocer. Aún si la plática que uno tiene que dar es el último día del congreso, en sábado y a las 8:15 de la mañana.

Hace 3 años, cuando me preparaba para irme a realizar mi doctorado en University College London (UCL), en Londres, Reino Unido, nunca me hubiera imaginado que visitaría Canadá como consecuencia de mi doctorado en Europa. En Canadá se encuentra el Museo Royal Tyrrell, una de las colecciones más grandes y asombrosas de fósiles de dinosaurios del mundo y es un museo al que he querido ir desde que era un niño. Como parte de mi visita a Calgary durante el congreso, el fin de semana profesores y colegas nos organismos para rentar un coche y conducir hasta la ciudad de Drumheller, un viaje de 1 hora y media. Tan solo el viaje era una atracción turística en sí: viviendo en México y estando mucho tiempo en Europa, nunca había ido en un viaje en automóvil donde la carretera fuera en una línea recta sin curvas en una llanura que se extendía hasta lo que alcanzaban los ojos a ver al horizonte; la topografía era una planicie inmensa, sin depresiones ni cumbres.

Sin lugar a dudas me gustó mucho la ciudad de Calgary y me enamoré de cada centímetro del Museo Royal Tyrrell. Sin lugar a dudas hubiera elegido Canadá para estudiar el doctorado con tal de poder visitar esos lugares. Sin embargo, también confirmé una idea que ahora puedo dar como consejo: querer ir a un lugar no es motivo suficiente para irse a estudiar allí.

De regreso a hace 3 años, cuando ponderaba mis opciones de posgrado, yo ya sabía que quería irme a Londres. Gracias a un intercambio que hice durante mi estancia en la Facultad de Ciencias de la UNAM a King’s College London, descubrí que esa ciudad me encantaba. Yo había soñado con estar en esa ciudad desde que estaba en la secundaria y vivirla hacía que todos los imprevistos y obstáculos fueran menos difíciles. Por eso, al buscar realizar un doctorado, puse una buena parte de mis esfuerzos a estudiar en Londres.

He sabido de muchas experiencias donde la gente elige estudiar en Londres porque siempre lo han querido visitar y conocer. Para esas experiencias, creo que un intercambio o una estancia de algunos meses es más que suficiente; pero querer ir a un lugar no debe ser la razón de peso para irse a vivir a otro país a hacer un posgrado. Querer conocer el Museo Royal Tyrrell no es una razón de peso para decidir estudiar en la Universidad de Calgary o en la Universidad de Alberta... (continúa la parte 2).

Autor: Omar Regalado (Estudiante embajador de México en Europa, Europosgrados).

europosgrados

 

En la actualidad de acuerdo con el Conacyt 17,689 mexicanos realizaron sus estudios de maestría en el extranjero, de los cuales el 50% están concentrados en Europa, en países como: Alemania, Bélgica, España, Reino Unido, Irlanda, Francia, Holanda, Italia y Suecia.

 

Formarse académica y laboralmente en Europa es una gran oportunidad, ya que aporta diferentes beneficios, como programas de idiomas, calidad educativa, centros de investigación de reconocimiento mundial y la puerta a una mejor oferta laboral. Foros académicos como EuroPosgrados 2017 ayudan a acercar a los futuros estudiantes con las universidades más prestigiosas del continente, este año en su 14 edición en México (Puebla, Guadalajara y Mérida), promete ser un espacio único, listo para despejar todas las dudas y preparar las maletas de muchos mexicanos que buscan cumplir sus sueños.

 

Aprender nuevos idiomas, conocer nuevas culturas, costumbres y personas, permite tener una visión más amplia para comprender el mundo a través de distintas perspectivas. El estímulo de siempre aprender algo nuevo incurre en incrementar la creatividad laboral sin importar un área específica, da opciones multiculturales y la posibilidad de crear nuevos círculos laborales y personales.

 

Contar con estudios en el extranjero, incrementa el interés de las empresas que están en busca de personas con perspectivas globales. Incluso durante la pasantía es posible incorporarse en algunos países al mercado laboral o en su caso regresar al país de origen con una visión amplia sobre un entorno global empresarial.

 

Para muchos tener la oportunidad de estudiar en otro país es un sueño a cumplir, por la riqueza de experiencias inolvidables y el aprendizaje de estar en un lugar explorable, con culturas diferentes, pero llena de vivencias que no solo te ayudarán a desarrollarte académicamente sino a crecer de manera mental y personalmente. Existen muchas oportunidades de seguir creciendo solo es necesario poner en práctica 3 tips esenciales: decídelo, planéalo y ¡VÍVELO!